El usar maquillaje está fuertemente ligado a las mujeres, con mayor notoriedad en algunas culturas y países, y que en algunos casos ha hecho que el ser mujer signifique automáticamente usar maquillaje, lo cual no es malo por sí mismo, pero en algunas ocasiones puede traer consigo una serie de consecuencias negativas.

Cuando logramos sentirnos bien con nosotras mismas es más probable que las cosas salgan mejor, pero una de las posibles desventajas de la dependencia al maquillaje es que genera la falsa creencia de que es necesario usar maquillaje para vernos “bien” o mejor, debido a que posiblemente, en nuestra cultura se nos acostumbró a usar maquillaje desde una edad temprana.

Desde luego, esto no quiere decir que usar maquillaje esté mal, o que no sea un excelente detalle en algunas ocasiones para dar un toque especial a nuestra apariencia. Siempre que no sintamos que no podemos salir sin estar maquillados/as, especialmente por el simple hecho de ser mujer.

Estos son algunos de los beneficios de no usar maquillaje todo el tiempo

1. Tendrás más tiempo

Dependiendo de lo que te guste y de la forma en la que te maquillas, el maquillarse (y desmaquillarse) puede tomar mucho tiempo que podrías usar para otras cosas, o simplemente para disfrutar del tiempo libre.

Sentir la necesidad de maquillarnos antes de salir, porque en nuestra cultura se considera que de otra forma estaremos desarregladas/os es un error muy serio, debido a que nacemos sin maquillaje, por lo que manteniendo una buena higiene, no hay razón para sentir que estamos desarreglados o que no nos vemos bien.

Si sientes que maquillarte toma mucho tiempo y que necesitas reservar una cantidad de tiempo extra antes de salir para maquillarte, recuerda que eres una persona hermosa sin maquillaje, y que no lo necesitas todo el tiempo.

2. Te sentirás más segura/o de tu rostro

Una de las desventajas de vivir en una sociedad en la que el maquillaje en las mujeres se ha hecho indispensable, es que probablemente te has vuelto menos segura/o respecto a tu rostro cuando no te has maquillado.

Esto puede deberse a que pasas más tiempo viéndote al espejo estando maquillada/o que sin maquillarte, por lo cual, tu rostro maquillado se ha vuelto lo normal para ti, y por lo tanto ver tu rostro natural te resultará extraño y no siempre grato.

Además de esto, la creencia de que el maquillaje corrije las “imperfecciones” hace que se sienta aún más necesario. Pero en la mayoría de los casos, el maquillaje no se ve natural, ni tan estético como podrías creer, o te han hecho creer.

3. No tendrás que preocuparte porque se escurra

Aunque tal vez sea una preocupación menor, puede ser incomodo invertir una considerable cantidad de tiempo en lograr el “maquillaje perfecto” y tener que pasar el resto del tiempo asegurándonos de que siga en su lugar.

Algunos factores externos como temperaturas elevadas o la lluvia podrían hacer esto muy difícil de evitar. Pero si realmente no hemos podido evitar que el maquillaje se regase, lo mejor es tomarlo con humor, removerlo y no tener miedo de pasar el resto del día sin maquillarse otra vez.

4. Tendrás una cara más fresca y libre de productos

Dependiendo de la cantidad de maquillaje que uses y de la calidad de estos, así como de la seguridad de que se encuentren regulados por alguna organización que supervise la calidad del maquillaje.

Usar mucho maquillaje puede hacer un increíble cambio en como luce nuestro rostro, lo cual no lo hará mejor,  sino diferente. Pero para lograr algunos de estos sorprendentes cambios, se deben aplicar una enorme cantidad de productos en nuestro rostro, lo cual no se compara a llevar un rostro fresco y libre de productos, al menos en términos de comodidad y practicidad.

Por otra parte, algunos productos podrían causar algunos daños a la piel de nuestra cara, por razones como el tener una piel muy sensible, o que nuestro rostro no tolere bien un producto en específico. De igual forma, algunos productos como los eye-liners podrían generar incomodidad en nuestros ojos, por lo que debemos tener cuidado al aplicarlo.

Esto no quiere decir que aplicarse maquillaje arruinará inevitablemente la piel de nuestro rostro, sino que debemos prestar atención a las señales que nos da nuestra piel, así como acudir a expertos de la piel, usar productos de buena calidad y de ser posible, usar maquillaje lo menos posible.

5. Podrías inspirar a otras personas

No siempre el usar demasiado maquillaje será una consecuencia socio-cultural, y existirán personas que disfrutan el maquillarse, y que han hecho del maquillaje su profesión, así como personas muy talentosas y creativas maquillando y grandes ventajas del maquillaje en áreas como la ópera, el teatro o el cine.

Sin embargo, en muchas ocasiones el uso de maquillaje en las mujeres se debe a que la sociedad las ha impulsado a hacerlo. Solo basta con pensar en que muy pocos hombres usan maquillaje, cuando este no es solo para mujeres, pues no hay razón para que lo sea, pero nunca ha sido una costumbre en los hombres usarlo.

Por ello, el no usar maquillaje, o usarlo con mucha menos frecuencia o en menor cantidad, podría inspirar a otras personas que tal vez han querido dejar de usar maquillaje, pero no se han atrevido a empezar.

De igual forma, esto podría ayudar a acabar o disminuir la creencia en algunos países y sociedades en los que el que una mujer usando maquillaje signifique que está arreglada y que sí se preocupa por su apariencia, mientras que no usarlo representa lo contrario.