El chocolate es uno de los alimentos que más pasiones levanta y que con más seguidores cuenta. Se obtiene agregando azúcar a dos productos derivados de la manipulación de las semillas del cacao: la pasta y la manteca. A partir de esta base y dependiendo de la proporción de su mezcla, se elaboran los distintos tipos de chocolate que conocemos. Pero cuidado. Según Nutrición Sin Más, el consumo excesivo de azúcar es perjudicial para la salud, por eso debes controlar el consumo de esta.

Ayuda a nuestro estado de ánimo.

El chocolate contiene feniletilamina, una sustancia natural que, entre otras cosas, ayuda a mejorar nuestro estado de ánimo.

Posee triptófano, un aminoácido que ayuda al cerebro a producir la serotonina responsable del placer. El chocolate se ha llegado a llamar el prozac vegetal a causa de estos efectos tan beneficiosos.

Rico en magnesio.

Algunas empresas de fabricación de chocolate insisten en que el cacao es un producto rico en magnesio, lo que le convierte en ideal para deportistas gracias a sus valores nutricionales. Esto redunda en un fortalecimiento muscular y un aporte energético constante que favorece la actividad física de una forma más continua.

La ingesta de chocolate es perjudicial para los perros.

El chocolate no es buen amigo de los perros y es altamente recomendable evitar que estos animales lo consuman. Puede causarles vómitos, diarreas, hiperactividad hasta llegar al paro cardíaco, infartos e, incluso, la muerte. Esto se debe a la teobromina, un ingrediente tóxico para los perros contenido en la composición del chocolate. Además del chocolate existen varios alimentos que pueden ser perjudiciales para los perros.

Rico en antioxidantes.

Uno de los principales valores de este ansiado producto reside en su riqueza en antioxidantes. La manteca de cacao es muy especial y tiene muchas propiedades antioxidantes, señala Patricia Fernández. El chocolate es muy rico en polifenoles compuestos, que poseen un profundo carácter antioxidante, recuerda que esto ayuda a prevenir el envejecimiento.

Chocolate y acné.

Tradicionalmente se ha asociado el consumo de chocolate a la aparición de acné o a su empeoramiento. En realidad, el acné empeora con el consumo de alimentos ricos en azúcares; por tanto, si padecemos este problema podemos optar por un chocolate de bajo índice glucémico.

Es protector del corazón.

El chocolate ha sido rechazado durante muchos años por muchas personas debido a que contiene las grasas saturadas de la manteca de cacao. Sin embargo, las investigaciones hallaron que al igual que otros tipos de grasas saturadas como el aceite de coco, podrían ser en realidad beneficiosas. Para esto se explica que un tercio de la grasa de la manteca de cacao contiene ácido esteárico, que el hígado convierte en ácido oleico, una grasa monoinsaturada saludable. El ácido oleico es un compuesto que ayuda a reducir los niveles de colesterol malo LDL, mientras aumenta los niveles de colesterol bueno HDL. Además el chocolate tiene propiedades antiinflamatorias que ayudan a combatir la  inflamación vascular crónica, mejorar la flexibilidad de los vasos sanguíneos, así como a reducir la presión arterial; todos estos beneficios ayudan a prevenir enfermedades y problemas del corazón.

Es bueno para el cerebro.

El consumo de chocolate negro estimula el flujo de la sangre al cerebro, así como para el corazón, por lo que puede ayudar a mejorar la función cognitiva. Su consumo regular también puede ayudar a prevenir los accidentes cerebro vasculares. Este beneficio se debe a sus contenidos de teobromina, que es un estimulante natural no tan fuerte como la cafeína, pero con importantes efectos terapéuticos. También contiene una pequeña dosis de cafeína, que es otro buen estimulante presente en muchos alimentos. En el caso del chocolate, encontramos 27 mg de cafeína en una onza, mientras que en una taza de café encontramos 200 mg. Y finalmente encontramos la feniletilamina, que libera endorfinas en el cerebro, lo cual nos genera una sensación de bienestar.

¿Afrodisíaco?

Pese a que muchos le endosen propiedades afrodisíacas, un estudio concluyó que este dulce no está relacionado a la excitación o satisfacción sexual. Quizás algunas personas sienten un efecto debido a determinados ingredientes del chocolate, principalmente la feniletilamina, un compuesto que eleva los niveles de serotonina y endorfinas en el cerebro. El chocolate contiene muchos componentes con el potencial de mejorar el estado de ánimo, pero el efecto químico de cada uno de ellos es pequeño. El cacao tiene bajos niveles de estimulantes, que incluso pueden encontrarse en mayor cantidad en otros productos. La feniletilamina, un compuesto que se supone nos hace sentir enamorados también es baja.

Aunque el chocolate tiene numerosos beneficios, siempre es importante moderar su consumo; pues en exceso puede ayudar al desarrollo de obesidad o diabetes. Es importante señalar también que los mayores beneficios se encuentran en el chocolate negro pues tiene mayor concentración de antioxidantes y menos grasas y azúcares, por lo que hay que elegir chocolate que contenga, al menos, un 65% de cacao.