Es difícil lograr consumir alimentos que además de ser ricos en sabor, nos ayuden a rebajar esos kilos demás que nos causan los rollitos que tanto odiamos. Una de las razones por la que la mayoría odia las dietas, es porque lógicamente, estamos limitados a comer todas esas frituras y comidas que sólo nos producen sobrepeso, pero eso no significa que no podamos tener una dieta sana y comer delicioso en el proceso.

La clave siempre está en saber aprovechar los alimentos al máximo y mezclarlos o juntarlos con otros que nos permitan disfrutar nuestras comidas. De esta manera, dejarás de ver la dieta como una tortura y comenzar a sentirla como una forma de comer lo que nos gusta de una forma más sana y que te ayudará a bajar de peso.

Para ayudarte en tu proceso de nuevos hábitos y que dejes de ver la dieta como un mal necesario, te invitamos a ver las siguientes comidas que tienen un valor nutricional ideal para tu alimentación y sabrán muy bien a la hora de comerlas.

1. Ensalada césar con pollo

Si revisamos cuidadosamente la receta de la ensalada césar, posiblemente la mayoría de las personas se pregunte, ¿qué está mal con ella? En sí, no es una comida que tenga altos niveles de calorías, sino más bien uno de los ingredientes que puede que sea la esencia del platillo.

El aderezo que le agregas a la ensalada, tiene altos niveles de grasas trans y salsas con muchas calorías, por ello, si quieres conservar una receta de ensalada césar apta para tu dieta, te sugerimos eliminarlo. Por lo demás, la lechuga permanece igual mientras que el pan puede ser sustituido por uno integral y el pollo que sea pechuga cocinada a la plancha. El queso parmesano no es una buena idea, pero puede formar parte de esa pequeña excepción que todos tenemos durante una dieta.

2. Hamburguesas de quinoa

¿A quién no le gusta una buena hamburguesa? Normalmente la proteína animal no es que esté terminantemente prohibida en una dieta, sin embargo es bueno controlar su consumo. La quinoa en caso de que no la hayas comido antes, es un cereal muy completo con pocas calorías y muy fácil de manejar para elaborar platillos.

Una buena opción para empezar a usarla sería en la elaboración de una de las comidas favoritas como lo es la hamburguesa. No es nada complicado, debes cocinar la quinoa y saltearla o mezclarla con los condimentos y verduras que desees utilizar y luego agregar huevo para así formar con mayor facilidad las hamburguesas que puedes terminar de cocinar pasándola por un sartén sin aceite u horneándolas.

3. Pechuga de pollo salteada con vegetales o verduras

Una pechuga de pollo picada en pequeños trozos, condimentada con los aliños naturales perfectos más los vegetales o verduras de elección, son la perfecta combinación para un platillo lleno de sabor.

La mayoría tiende a preparar la pechuga de pollo únicamente a la plancha, sin saber que hay miles de formas de innovar en cuanto a su preparación. Todos asocian “saltear” con la necesidad de utilizar aceite, pero teniendo en cuenta que estás a dieta y es necesario tener aceite de oliva a mano, entonces no es imposible. El pollo absorberá todo el sabor de los alimentos con el que lo saltees y tomará bastante gusto, volviéndose así, una comida llena de sabor.

4. Tofu con verduras y arroz integral

El tofu, un sustituto de la carne que muchos se rehúsan a aceptar antes de siquiera intentar. Lo cierto es que los rumores sobre el tofu y su mal sabor son totalmente falsos.

Este alimento es muy versátil en cuanto a su sabor ya que se podría decir, que adopta los olores y el gusto de los ingredientes con el que lo cocinas y salteas. Por ello, es muy fácil darle el sabor deseado si sabemos usar las especias y complementos adecuados, sin embargo, si no logras que te agrade el tofu, siempre puedes sustituirlo por otra proteína animal siempre y cuando la prepares baja en sal y grasa.

5. Salmón con legumbres

Puede parecer una combinación un poco inusual pero aporta todos los nutrientes que necesita nuestro organismo, además de que las legumbres por excelencia, funcionan como laxantes naturales debido a la cantidad de fibra que estas ofrecen.

El salmón es uno de los pescados con menor contenido graso y con una gran fuente de omega 3, si se cocina en el sartén utilizando aceite de oliva, será la proteína perfecta para las legumbres y se aprovecharán todos sus beneficios.