La avena es uno de los cereales más sanos que encontramos en nuestra alimentación. Es un grano entero libre de gluten y con un gran aporte en muchas vitaminas. Está demostrado con varios estudios que la avena y la harina de avena son beneficiosas para la salud.

Además de servirnos para mantener una dieta saludable, la avena ayuda a perder peso debido a su gran aporte de vitaminas y pocas grasas. Así como nos ayuda a mantener los niveles de azúcar en sangre, muy beneficioso para las personas diabéticas, y a mantener a raya las enfermedades cardiacas.

¿Qué es la avena?

La avena es un cereal de grano entero. La forma más utilizada de la avena son los granos de avena, pero también tenemos la avena procesada que requiere menos tiempo de cocción.

La avena es uno de los cereales con más contenido proteico. Además, contiene una gran cantidad de fibra soluble e insoluble. Y es rica en grasas insaturadas, tan necesarias para la buena salud de nuestro corazón.

Para ajustar las cantidades, en 100 gr de avena nos encontramos 15 gr. de proteínas, 65 gr. de hidratos de carbono, 10 gr. de fibra y 7 gr de grasas. Además de grandes aportes de calcio, magnesio, manganeso, zinc, hierro y vitaminas B1, B2 y B6

Beneficios de la avena

01. Antioxidantes

La avena tiene altos niveles de antioxidantes, entre los que se encuentra las aventramidas. Estas ayudan a bajarlos niveles de presión arterial dilatando los vasos sanguíneos y mejorando el flujo. Son también un potente antiinflamatorio.

También contiene ácido ferúlico, otro potente antioxidante.

02. Beta-glucano

El beta-glucano es un tipo de fibra soluble que en el intestino forma una especie de gel. Esto beneficia al organismo provocando mayor sensación de llenura y aumentando la formación de bacterias buenas en el tracto intestinal

También es importante este tipo de fibra, porque reduce los niveles de colesterol y de azúcar en sangre.

03. Beneficios para la piel

Muchas cremas hidratantes incluyen la avena como componente principal. Además, la harina de avena se utiliza para reducir picores como pueden ser el eccema o las ronchas de varicela.

04. Asma

Hay estudios realizados que relacionan la ingesta de avena con una disminución del asma infantil. Se cree que si se alimenta a los bebés con avena, los riesgos de padecer asma se ven muy disminuidos.

05. Estreñimiento

La capa externa de la avena, el salvado, es la parte más rica en fibra de la avena. Esta tiene propiedades laxantes que ayudan al tacto intestinal en situaciones de estreñimiento.

También está relacionado con la pérdida de peso, ya que el tracto intestinal mejora excretando mayor número de toxinas del organismo.

Cómo incluir la avena en tu dieta

Si no estamos acostumbrados a alimentarnos de ciertos productos, a veces nos resulta muy difícil incluirlos en nuestra dieta diaria, o no sabemos cómo debemos hacerlo. En el caso de la avena, la forma más fácil de incluirla en nuestra dieta es en el desayuno.

La forma más sencilla de prepararla es utilizando avena procesada, con media taza de avena y 250 ml de agua o leche, lo llevamos a ebullición en una pequeña olla. Es bueno añadirle una pizca de sal para potenciar el sabor.

Para que no sea un desayuno tan soso, ya que no tiene gran sabor, podemos añadir frutos secos, semillas o fruta. Si quieres saber que frutos secos son buenos para tu organismo, en Nutrición Sin Más te hablan de los frutos secos más saludables y te explican todos sus beneficios. ¡Atentos!