Existen momentos en los que nuestro cuerpo nos da señales, señales que indican que debemos hacer un cambio en él, como por ejemplo cuando al colocarnos nuestro pantalón favorito nos cuesta cada vez más subirlo o cuando las camisas ya empiezan a quedarnos apretadas.

Esto indica que estamos subiendo de peso y tal vez lleguemos a plantear como meta hacer una dieta, empezar a alimentarnos de manera balanceada o hacer alguna actividad física para así bajar de peso. Ya que nos encontramos en tiempos difíciles, te queremos enseñar algunas formas para bajar de peso sin gastar dinero.

Pero puede pasar que a pesar de que se cumpla la dieta al pie de la letra y se realice una rutina de ejercicios diaria o semanalmente, no logramos bajar de peso, lo cual puede llegar a frustrarte y llevar a que abandones esa meta que te habías planteado. Pero no desesperes, puede que no estés bajando de peso por alguna de estas razones.

Son tus hormonas

Los expertos establecen que una de las principales razones por la que puede ser difícil bajar de peso son las hormonas, éstas están ligadas a la edad de las personas.

En los hombres, los niveles de testosterona disminuyen a medida que van envejeciendo, lo cual provoca que las células de grasa se acumulen alrededor de la zona del estómago para expandirse posteriormente.

Por otro lado, en el caso de las mujeres, la grasa suele acumularse más en las zonas de las caderas y los muslos, por razones del parto, una vez que las mujeres pasan por la menopausia, esta grasa suele distribuirse en el estómago.

Sobrestimar las calorías que quemas en el gimnasio

Posiblemente estés pasando muchas horas a la semana en el gimnasio y esto puede abrirte el apetito, pero te sientes tranquilo porque son calorías que quemarás en tu tiempo en el gimnasio. Pero mantener una rutina de ejercicios constante no es suficiente para bajar de peso, la alimentación debe ir acorde a esta rutina, en ocasiones solemos pensar que quemamos más calorías de las que en realidad se queman y no hacemos los cambios adecuados a nuestra dieta.

Dormir poco tiempo

Según Nutrición Sin Más, dormir menos de seis horas al día puede aumentar los niveles de la Ghrelina, la cual es una hormona que estimula el apetito.

Es decir, el aumento de peso está relacionado a las horas de sueño, por lo que es un error cuando en ocasiones quitamos horas de sueño para trabajar, estudiar, ejercitarnos, etc. Recuerda que debemos respetar nuestro cuerpo y sus periodos de descanso.

Comida saludable, pero envasada

Las compañías de alimentos han notado el incremento de personas que intentan comer mas sano, por esto han sacado al mercado comidas “saludables” o alternativas a una dieta saludable. A menudo estas comidas contienen mayor cantidad de azúcares y calorías que la comida sana en sí, como por ejemplo los zumos de fruta artificiales por lo general poseen más azúcar. Esto nos lleva a confiarnos de una dieta que puede estar perjudicándonos.

Vives estresado

Nuestro cuerpo nos exige más alimentos grasos y azucarados en momentos de nervios y tensión, ya que éstos activan nuestras zonas de placer, haciéndonos sentir mejor. Además de eso, el cortisol, una de las hormonas del estrés, provoca que acumules grasas, ya que impulsa el aumento de peso alrededor de la cintura.

Añadir a tu rutina actividades que te ayuden a reducir tus niveles de estrés puede ser la clave para que consigas bajar de peso.

Estás comiendo demasiado poco

Nuestro cuerpo necesita una cantidad adecuada de nutrientes para mantenerse funcionando, si no se lo proporcionamos, por instinto el cuerpo hará que el metabolismo se ralentice para quemar menos calorías. Por lo tanto, perder peso se vuelve más difícil. Recuerda que debes respetar tu cuerpo, no debes abusar de ti dejando de brindarle los insumos necesarios.

Bajar de peso no es solo una cuestión de “estética”, pues mantener un peso acorde a tu estatura te brinda beneficios como una mejora en la eficiencia cardiovascular, aumento de la eficiencia del uso de las grasas de la comida, disminución del riesgo de desarrollar problemas cardiovasculares, entre otros. Tu objetivo principal debe ser llevar una vida sana, tranquila y en forma, llevando una buena alimentación.  De esta manera, la pérdida de peso será un beneficio secundario.