En muchas ocasiones, la mayor parte de la población ha sentido altos niveles de estrés. Alguno lo habrá notado, y otros probablemente no sabía lo que les ocurría. Sin embargo, el estrés aparece como resultado del cansancio, tanto físico como mental, capaz de generar nerviosismo y ansiedad.

Entre las principales razones por las cuales muchos llegamos a padecer estrés, se encuentra el tratar de estar al nivel de exigencia de las responsabilidades que nos rodean, bien sea por parte de la familia, el trabajo u otras.

No obstante, es posible adoptar ciertos principios para llegar a sentirnos saludables. En realidad, si no logramos mantener a raya los niveles de estrés, estos podrían ocasionarnos daños irreparables en nuestro cuerpo y mente.

Cómo disminuir el estrés

1- Muévete: pues, más que quedarte en la queja, debes activar tu cuerpo. Es importante que no te dejes sumir sino que aprendas a sacar fuera de ti todo lo negativo, y el ejercicio puede ayudarte. Planifica tu horario y establece un tiempo para salir a caminar, a practicar natación, correr, o simplemente dedicarte a cuidar tu jardín, ya que estas actividades te ayudan a liberar endorfinas, y estas a su vez generan bienestar.

2- Ríe: es importante salir del malestar del momento que puedas estar viviendo, por ello, muchos estudios se han enfocado en la importancia de la risa, ya que esta es capaz de ayudarte a experimentar descarga de negatividad y que sientas las cargas menos pesadas. No añadas más drama a tu vida, ve a ver una película de comedia, lee chistes, comparte con otras personas alegres. Todo esto ocasionará efectos positivos en tu vida.

3- Sal a divertirte: usualmente, el estrés hace que muchas personas se sientan irritadas y que tiendan a aislarse. Pero, lo cierto es que los especialistas recomiendan salir de casa y compartir con otras personas, ya que esto contribuye a pensar menos en los problemas. El apoyo familiar siempre es crucial.

4- Aprende a delegar: muchas veces queremos que todo salga perfecto, o tal como lo hemos pautado, y por ello asumimos responsabilidades de forma excesiva. No obstante, es importante aprender a confiar y delegar funciones a otras personas. Así, lograremos sentir un poco más de alivio y sentirnos más relajados.

5- Medita: de vez en cuando es importante apartarse de todo el ruido y encontrar un espacio en el cual podamos estar en silencio, sin nada que nos perturbe, sino tan sólo permitiendo que nuestra mente descanse. Esto lo podemos lograr escuchando nuestra respiración, durante 10 o 20 minutos. Hacerlo de forma diaria ayudará que nuestro cuerpo esté en armonía con nuestra mente.

6- Enciende la radio: esta es una de las mejores terapias para sentirnos mejor. Escucha tus canciones preferidas, eso sí, nada triste. Escucha música alegre. Si no, también puedes optar por reproducir los sonidos del mar, ya que suelen aportar bastante tranquilidad.

7- Escribe un diario: puesto que si sientes muchas cargas, esta es otra gran terapia para lograr sentirte mejor contigo misma. Empieza a crear un diario en el cual puedas escribir cómo te sientes y luego puedas leer y analizar detenidamente la forma en la cual piensas y te expresas. Introducir metas para tener una vida con un enfoque más positivo puede ser de gran ayuda.

8- Haz yoga: dado que esta práctica tiene beneficios incontables, tanto a nivel físico como mental. Si no la has practicado nunca, empieza a leer e informarte sobre ella. A medida que avances en cada sesión e intentes nuevas posturas verás cómo tu vida experimenta un cambio. Los beneficios que brindan los ejercicios respiratorio y de meditación también son grandiosos.

9- Aliméntate de forma saludable: pues, muchas veces las personas que padecen de estrés cambian de manera inconsciente su estilo alimenticio y empiezan a consumir más comida de las que estaban acostumbrados. Es importante estar atento a estos cambios y fijar un plan de dieta saludable.

10- Acude por un masaje: ya que quizás no exista nada más relajante que esto, y es una de las técnicas más efectivas al momento de evitar el estrés. Hay infinidades de masajes. Si lo haces con tu pareja, el beneficio será doble.

11- Duerme las horas necesarias: esto es vital para poder sentirte mejor y evitar síntomas como la depresión. Si es posible, práctica tus ejercicios de relajación y meditación antes de dormir para que puedas descansar más, puesto que si no descansas lo suficiente, tu memoria y concentración podrían verse comprometidas.

12- Modifica tus pensamientos: Cada vez que te percates que tienes un pensamiento negativo, busca uno positivo que pueda sustituirlo. Si empiezas a pensar en la idea de que no tienes dinero, cámbialo por lo prospera que serás próximamente. Verás que incluso tu realidad empezará a cambiar.

13- Busca apoyo: si pese a todo, consideras que no has mejorado, y aún sientes síntomas fuertes del estrés, es importante que acudas por ayuda médica, ya que así podrás vencerlo de manera más rápida. Contar con apoyo siempre es importante.

Existen muchas técnicas para aprender a sentirnos mejor con nosotros mismos, empieza por ponerlas en práctica y lograrás sentirte mucho mejor. Relájate y empieza a cambiar tu estilo de vida, pues, del estrés sólo lograrás sentirte peor y experimentar efectos negativos en tu vida.